Atacaron la Basílica de Flores, donde el papa Francisco definió su vocación de sacerdote

Nacionales 11/06/2016
Un grupo de vándalos destruyó la figura de San José y los restos fueron robados

La Basílica de Flores marcó la vida del Francisco. Tanto que es allí donde se inicia el tour papal que se adentra en diversos lugares del barrio por los que pasó Jorge Mario Bergoglio su juventud. El jueves, el lugar fue objeto de un acto de vandalismo con consecuencias irreversibles.

La imagen de San José, ubicada en la entrada de la iglesia, fue atacada por desconocidos en la madrugada. Según dijeron vecinos, cerca de las tres de la mañana personas aún no identificadas sustrajeron la figura del "santo silencioso" del soporte de vidrio en el cual estaba exhibida, tras destrozarlo con una baldosa.

La imagen fue arrojada sobre la vereda, donde quedó partida. Ylos pedazos fueron desapareciendo en cuestión de horas. 

Sin los restos, la recuperación de la imagen es imposible. Ahora el vidrio fue repuesto, pero aún no pudo ser sustituida la figura.

La obra de San José tenía un valor artístico, cultural y religioso muy importante para el barrio, ya que permaneció durante muchos años en la entrada de esa basílica, ubicada en avenida Rivadavia 6950, frente a la plaza Pueyrredón, popularmente conocida como plaza Flores.

Fue a través de esa misma Basílica San José que un joven Jorge Bergoglio, vecino de ese barrio, se vinculó a la iglesia católica y decidió dedicarse al sacerdocio.

El 21 de septiembre de 1953, antes de ir a celebrar el Día de la Primavera con sus amigos, Bergoglio decidió pasar por el templo de Flores para rezar y confesarse.  El ahora Papa reveló años después de que durante esa confesión recibió "el llamado divino" que lo comprometería para siempre con el servicio a la iglesia.

Ese día, Bergoglio suspendió el pic-nic del Día del Estudiante y fue derecho a su casa a meditar sobre lo que había ocurrido. Cuatro años más tarde, el joven feligrés de San José de Flores ingresó en el Seminario Arquidiocesano para iniciar su carrera pastoral.

La iglesia San José de Flores fue elevada a la categoría de Basílica por el Papa Pío X el 28 de abril de 1912. El 28 de octubre de 1996 tuvo lugar la Coronación Pontificia por Pío XII de la imagen de San José que se venera en el altar mayor.

Flores fue hasta hace décadas un barrio residencial elegido por miles de vecinos por su belleza y su ambiente ameno. Sin embargo, hace tiempo que la marginalidad gana terreno. De hecho, la zona donde está emplazada la Basílica está rodeada por casas tomadas y quienes la frecuentan denuncian a menudo hechos de inseguridad.

Te puede interesar