425 años de la fundación de La Rioja

Efemerides 20/05/2016 Por
El gobernador Juan RAMIREZ DE VELASCO funda la ciudad de La Rioja, originariamente denominada Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja.
velasco_fundacion

La Rioja, históricamente enfrento adversidades que la convirtieron en una ciudad de carácter. En las características de esas dificultades y en la capacidad y coraje para superarlas, reside el mayor atractivo histórico de La Ciudad de Todos los Santos de La Nueva Rioja. Tierra árida, fuerte, complicada y permanente protagonista desde su fundación, aquel 20 de Mayo de 1.591, cuando Juan Ramírez de Velasco la fundara cumpliendo con parte del plan de ocupación del espacio físico de aquellos tiempos.

Por eso su fundación respondió a una cuidada y organizada planificación , una destacada administración de los recursos materiales y humanos, permitió el éxito de Ramírez de Velasco, quien acompañado por Blas Ponce y sesenta españoles, pudieron imponerse a los mansos indígenas que poblaban originariamente la zona.

Claro que tuvieron que pasar por una sublevación de los indios, que en tren de guerra por los malos tratos de algunos españoles se alzaron en contra de ellos. El episodio de 1.593 dio origen a una de las más pintorescas y representativas fiestas religiosas El Tinkunaco ( Encuentro), que se celebra todos los 31 de Diciembre hasta el 3 de Enero.

El aporte de La Rioja fue emblemático en la gesta Sanmartiniana. Desde la vecindad y el conocimiento de los Andes, hasta los cañones fundidos en su tierra, armas, animales y guerreros, el aporte de su riqueza y hombres fue de destacar.

En el mismo triunfo de la Independencia, la expedición Zelada – Dávila y la toma de Copiapó, fue una muestra del patriotismo y garra puestos de manifiesto por los riojanos. Ese coraje también fue un sello en la lucha por la Organización Nacional en el llamado Ciclo Quiroguiano en honor al General Juan Facundo Quiroga, que fue asesinado el 16 de Febrero de 1.835 en Barranca Yaco, en medio de un movimiento por la constitución y el federalismo en defensa de las autonomías regionales.

Época de los grandes caudillos, como el Chacho Peñaloza, gaucho que regara los llanos con acciones que se agigantaron en las historias contadas por sus hombres y adversarios, toda la leyenda que sobrevivió a la salvaje y cruel ejecución ordenada por las fuerzas centralistas del puerto de Buenos Aires.

También hay que destacar la trayectoria de Felipe Varela, caudillo tradicional americanista, ideología que se escamoteara en la guerra del Paraguay y fuera escarnecida por los mal entendidos nacionalismos que pretendieron anular, lamentablemente con éxito los intentos de unión continental.

La Rioja fue cambiando, recuperando sus ansias de protagonizar el escenario nacional, abandonando un papel secundario de décadas.

Se puede decir que más allá de los problemas y las dificultades, La Rioja, tiene el carácter de su gente, de su historia. Gente apegada a la tradición y abierta a lo nuevo.

Te puede interesar