Violencia de género- Crónica de un destierro: expulsan a un hombre de su pueblo por agredir a su ex esposa

Nacionales 02 de enero de 2019 Por
La Justicia de Chos Malal le impuso una orden de restricción de 90 kilómetros a un hombre que atacó a su ex pareja, la amenazó y rompió la puerta de su casa. No podrá regresar por dos años.
EzfOOVRUk_1256x620__1

Un poblador de Chos Malal, localidad situada al norte de la provincia de Neuquén, fue literalmente expulsado del pueblo en el cual vivía como castigo por haber agredido con golpes y amenazas a su ex esposa.

Según trascendió, se trata de un hombre que hace dos meses ingresó sorpresivamente a la casa de su ex pareja, la sacó de la cama a los gritos y comenzó a golpearla. Cuando ella logró apartarlo del lugar, el atacante continúo aporreando la puerta mientras la amenazaba de muerte. Incluso los policías que acudieron al pedido de auxilio de la afectada resultaron atacados con un fierro por la misma persona. Finalmente pudieron contenerlo y llevarlo a la Comisaría 24 de Chos Malal. La Fiscalía lo acusó formalmente de daño, violación de domicilio y amenazas.

se supo que en la audiencia de la Oficina Judicial de Chos Malal se le impuso la restricción de 90 kilómetros con lo que se vio obligado a dejar la localidad e irse a vivir a Rincón de los Sauces a casi 600 kilómetros.

Una amiga de la víctima detalló que en principio la Justicia le había impuesto una restricción de 100 kilómetros, pero el responsable argumentó que tenía familia en Buta Ranquil, ubicada a unos 90 kilómetros de Chos Malal, por lo cual se redujo en 10 kilómetros.

Los hechos ocurrieron el 21 de octubre pasado, Día de la Madre, cuando el hombre ingresó intempestivamente a la propiedad de su ex pareja, fue hasta el dormitorio y arrancó una discusión en fuertes términos. “Él entró, la destapó y cuando ella se despertó vio a su peor pesadilla parada delante de ella. Ahí, él la agarró y la tiró contra una pared y ella comenzó a gritar”, contó la amiga a La Mañana de Neuquén.

La mujer consiguió a duras penas que su atacante dejara la casa. Sin embargo, este continúo golpeando la puerta hasta que la rompió. “Abrí, hija de puta, que te tiro la puerta y te hago mierda”, exclamaba desaforado, según cuentan testigos del barrio.

En ese momento llegó la policía a quienes enfrentó también con golpes de puño y un fierro.

En la audiencia judicial la Fiscalía y su defensa alcanzaron un acuerdo pleno que establece que el autor reconoce el violento hecho y acepta una pena de 7 meses de prisión condicional más la prohibición de acercamiento por un radio de 90 kilómetros”, indicaron a Clarínfuentes judiciales. La ex pareja tendrá que permanecer a esa distancia los próximos dos años y no tener contacto con la mujer.

FUENTE DIARIO CLARIN

Te puede interesar