Especialistas analizaron los efectos de las antenas

Provinciales 09 de octubre de 2018 Por
Fue durante una conferencia organizada por Vecinos Autoconvocados. En el Concejo Deliberante se analiza una ordenanza sobre el tema.
1539062429739

Especialistas brindaron ayer una conferencia de prensa sobre antenas de telefonía celular, tema que es eje de un proyecto de ordenanza que trata de forma semanal una comisión especial del Concejo Deliberante capitalino.

La exposición tuvo lugar en el auditorio del hospital Oñativia y fue organizada por los Vecinos Autoconvocados. Allí disertaron Guillermo Defays, ingeniero en electrónica y profesor de Ciencias en Sistemas de Telecomunicaciones de la Universidad de Essex, Inglaterra, y profesor de Electromagnetismo de la Universidad Católica Argentina, y los doctores Ignacio Casas Parera, jefe del Departamento de Neurología del Instituto de Oncología "Ángel H. Roffo" y docente de la Facultad de Medicina de la UBA, y María Alejandra González Roffo, médica especialista en neurología del mismo instituto y facultad.

Cuando comenzó el tratamiento de la nueva normativa en el Concejo se realizó un plenario, donde todos los sectores dieron su punto de vista. Allí, las empresas de telefonía se pusieron a disposición para elaborar un proyecto que deje a todas las partes conformes.

En primera instancia, al ser consultados por cuáles serían las consecuencias que pueden tener las antenas en la salud de los vecinos, la doctora González Roffo explicó que "desde 2011 la Organización Mundial de la Salud, junto con la Academia de Investigación para el Cáncer, ha establecido que la radiación, la radiofrecuencia, las ondas electromagnéticas podrían ser posibles cancerígenos. Fueron incluidos en el grupo 2B".

También puntualizó que hay estudios que se han hecho en ratones y ratas. "Se los expuso a la radiofrecuencia, a estas ondas, y lo que se ha visto luego del seguimiento es que han desarrollado tumores cerebrales, específicamente gliomas y también tumores derivados de células de Schwann, que se llaman Schwannomas".

Además, señaló que hay algunos estudios epidemiológicos "que determinan presencia de leucemias, cáncer que se origina en la sangre, de los glóbulos blancos, y quizá tiene que ver un poco con la rapidez que tiene para reproducirse la célula de la sangre".

La especialista recalcó que el cáncer, en general, "tiene que ver con múltiples factores no solamente con la presencia de las ondas, sino con factores físicos, biológicos, así como el humo de tabaco aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y el HPV también tienen que ver con aumento de riesgo para el cáncer de cuello uterino, esto sería un factor más que sumaría al riesgo de desarrollar patologías tumorales".

"Lo que nosotros buscamos más que nada es la prevención con respecto al uso de la radiofrecuencia teniendo en cuenta las antenas y también el uso de la telefonía móvil", hizo hincapié.

Por la polémica que generó el tema, los concejales decidieron que una comisión especial revise el proyecto y que en 60 días -tras escuchar a todas las partes- eleve una propuesta al cuerpo para que sea analizada.

El doctor Ignacio Casas Parera, por su parte, dijo que "es un abanico el impacto que tienen los campos electromagnéticos en la salud. Hoy no aceptamos que los chicos estén colocando el celular en los bolsillos.

Múltiples estudios y hace menos de un mes claramente se demostró que los campos electromagnéticos afectan la espermatogenesis, la producción. Nosotros en nuestra época teníamos pánico del embarazo, hoy ¿quién no conoce una pareja joven que no puede tener chicos y busca y tienen que hacer tratamientos para fertilidad? Y eso debe tener una explicación. Este último trabajo que salió fue con irradiaciones por antena en un grupo de ratas en las cuales tanto la producción de espermatozoides como la movilidad de los mismos". Casas Parera llamó a tomar las precauciones necesarias urgente.

Por su parte, el ingeniero Guillermo Defays informó que a partir de 2011, cuando la OMS declaró a las ondas como posiblemente productoras de cáncer, los fabricantes de teléfono acusaron la cuestión.

“Hay que tener en cuenta el principio precautorio”

La clasificación de la OMS “es algo que la población tiene que saber y a partir de ahí tomar medidas, consultar”, expresó el ingeniero Defays.

Además, sumó que “la respuesta con que nos encontramos cuando hablamos con alguna autoridad es ‘bueno, pero no hay nada probado’. La misma página del Enacom lo dice. Hasta ahora no hay pruebas evidentes que puedan afirmar que hay producción de daño. Lo que hay es una duda a partir de un montón de estudios. Hay una duda fundada de que haga daño, entonces esa incertidumbre de daño no es igual a una seguridad que no hace daño”.

“Esto en ciencia hay una manera de tratarlo que es el principio precautorio. El aumento de radiación es un problema ambiental, de contaminación, y nuestra ley de ambiente consagra este principio que dice que cuando haya un peligro de daño no hay que esperar a tener pruebas contundentes para tomar medidas eficaces”. El principio “quiere decir bajar los niveles de radiación, que se consigue alejando las antenas. También tener un sistema ágil de medición”, explicó. 

“Lo que se ve es que hay un retroceso. Eso esta claro”, dijo.

Al ser consultado sobre declaraciones del titular del Enacom, quien aseguró que “un microondas tiene más radiaciones que una antena”, Defays respondió que “eso es si uno se pone adentro del microondas, pero evidentemente un microondas bien construido está preparado para que la radiación no salga. La puerta tiene un burlete que a veces con el tiempo se deteriora y hay pérdida de radiación y posiblemente si uno se pone pegado puede tenerla, lo que uno lo usa durante el día que no es en absoluto comparable con el teléfono y mucho menos con una antena que esta 24 horas. Yo lo había escuchado. Es realmente una barbaridad. Es una comparación capciosa”, culminó.

FUENTE DIARIO TRIBUNO

Te puede interesar