¿Por qué es importante amamantar a tu bebé?

Salud y Bienestar 07 de agosto de 2018 Por
En más de 170 países se celebra del Del 1 al 7 de agosto ,la Semana Mundial de la Lactancia Materna con el objeto de fomentarla y mejorar la salud de los bebés.
bebe-3456-preparacion-para-la-lactancia-147309906

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una fecha instaurada por la OMS y UNICEF para proteger, fomentar y apoyar la lactancia materna, por los innumerables beneficios que aporta a la salud de la madre y el bebé.

Y es precisamente este último punto el que ha querido destacar este año WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna) en el lema de la campaña 2018: "Lactancia materna, fundamento de la vida".

Los objetivos de la campaña 2018

La idea fundamental que este año se pretende destacar, tanto a través del logo como del eslogan de la campaña, es el vínculo entre la lactancia materna y la triada nutrición, seguridad alimentaria y reducción de la pobreza.

Por ello, la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018 se enfoca, principalmente en analizar, buscar soluciones y fomentar la lactancia en estos ámbitos:

# Prevenir la malnutrición en todas sus formas

La malnutrición se refiere tanto a la desnutrición, como al sobrepeso y a las enfermedades no transmisibles asociadas, y tanto una cosa como la otra tiene importantes riesgos para la salud a corto y largo plazo.

Por eso, es fundamental apostar por la lactancia materna para preservar la salud de la madre y el niño, porque en el caso de la mujer, la lactancia materna exclusiva le ayudará a recuperar más rápidamente el peso previo al embarazo, y a reducir el riesgo de desarrollar diabetes. Además, contribuirá también a minimizar las probabilidades de padecer cáncer de mama y ovario, así como hipertensión.

Por su parte, el niño alimentado con la leche de su madre minimiza el riesgo de padecer enfermedades infecciosas, respiratorias y diarreas graves, y en caso de aparecer las combate mejor. Además, la lactancia materna le ayuda a prevenir problemas dentales y de maloclusión.

 

# Asegurar la seguridad alimentaria incluso en tiempo de crisis

El que todas las personas puedan acceder de forma segura a los alimentos, es algo que puede verse afectado en un momento dado por causas externas como desastres naturales, crisis humanitarias, conflictos, hambre o degradación ambiental.

Fomentar la lactancia materna es crucial en estos casos, ya que garantiza al bebé o al niño el acceso a un alimento seguro y ecológico (se produce y se entrega al consumidor sin contaminación, envases ni desechos), contribuyendo a su bienestar y a preservar su salud.

# Romper el ciclo de la pobreza

Los costos a corto y a largo plazo de no amamantar afectan a la sociedad en su totalidad de las siguientes maneras:

1) Se ha demostrado que los bebés amamantados de forma prolongada tienen un cociente intelectual más alto, lo que aumentaría sus posibilidades de alcanzar una buena educación, y a su vez, de generar más ingresos por su trabajo, contribuyendo por tanto al bienestar de su familia.

2) Como hemos visto al inicio, los bebés que no son amamantados tienen más probabilidades de contraer enfermedades, lo que conlleva mayores gastos en atención médica y tratamientos.

3) La producción, el envasado, el almacenamiento, la distribución y la preparación de las fórmulas infantiles contribuyen al daño medioambiental, por lo que optar por lactancia materna además de todos los beneficios mencionados, ayudaría a proteger nuestro ecosistema.

Tanto la OMS como UNICEF aconsejan que la lactancia materna se establezca dentro de la primera hora tras el nacimiento, que sea exclusiva durante los seis primeros meses de vida, y continue hasta los dos años como mínimo con la complementación de otros alimentos. ¿Por qué?

La lactancia materna exclusiva hasta los seis meses es clave para el correcto desarrollo del niño recién nacido. Esta frase, que para muchos es ampliamente conocida, no se corresponde con los últimos datos brindados a nivel mundial sobre la primera alimentación que debe recibir un ser humano.

Sólo un 40% de todos los bebés del mundo reciben lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, señala un estudio de la Organización Mundial de la Salud(OMS) y UNICEF difundido en 2017.

"La leche materna es como una primera vacuna para el niño. Lo protege de infecciones potencialmente letales y le da todo el alimento que necesita para sobrevivir y desarrollarse bien", afirmó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Esos primeros 1.000 días son por ejemplo en los que el cerebro del bebé se desarrollará en un 85%, junto con el óptimo funcionamiento de todos sus órganos.

La investigación científica ha estudiado la lactancia materna y sus beneficios para el bebé y para la madre.


Diez beneficios de la lactancia materna

1- Permite y fomenta que el niño regule el consumo de leche y energía. La succión del seno materno implica esfuerzo para el bebé, él solo va a demandar lo que necesita fisiológicamente, desarrollando  su sistema de autoregulación.


2- Promueve un crecimiento adecuado. A diferencia de las fórmulas lácteas, la leche materna no tiene exceso de proteínas, por lo que el crecimiento del bebé será el óptimo.

3- Fomenta el desarrollo y el funcionamiento adecuado del mecanismo de apetito y saciedad. La leche materna contiene hormonas asociadas con el mecanismo de apetito y saciedad, el cual se desarrolla en las primeras semanas.


4- Propicia una mejor regulación metabólica del colesterol. La leche materna contiene colesterol y debido a ello los niños lactados desarrollan un mejor manejo metabólico de esta sustancia en etapas futuras.


5- Fomenta una mejor alimentación complementaria. El sabor de la leche materna depende de los alimentos que consume la madre. De ahí que al iniciar la alimentación complementaria los niños amantados acepten mejor nuevos alimentos.


6- Fomenta estilos de crianza y alimentación saludables. Lo estilos de crianza impositivos se han asociado con sobrepeso. En la lactancia materna el bebé decide cuánto y a qué hora comer.


7- La leche materna provee probióticos. La leche materna no es una sustancia estéril, contiene una gran cantidad de bacterias provenientes de la madre que han mostrado ser benéficas para el bebé.


8- Favorece una buena mordida y alineación dental. La succión del seno materno que realiza el bebé ayuda a que la mandíbula se alinee y se tenga una mejor mordida.

9- Previene el cáncer de mama. Se ha demostrado que la lactancia materna ayuda a las mujeres a prevenir el desarrollo de cáncer de mama.


10- Fortalece el vínculo afectivo entre madre e hijo.

                                      lactancia materna

 

Por último cabe destacar que es importante prepararse para amamantar, es decir, informarse y aprender una buena técnica para que el bebé pueda extraerla leche que precisa sin lastimar el pezón de la madre. Además, al comenzar con la lactancia, no hay que fijar un intervalo entre las succiones ni una cantidad de minutos para que el niño se alimente. Si la madre va a separarse de su bebé para estudiar o trabajar, puede planificarlo con tiempo y dejarle su leche extraída para que se la den mientras ella no está.

Pero Unicef enfatiza en recordar que amamantar es mucho más que alimentar, porque lo que ocurre entre la madre y el niño al dar el pecho no se limita a un aporte de nutrientes, sino que también se produce un intercambio relacional.“Al amamantar se desencadenan en la madre y el niño hormonas que estimulan el apego y contribuyen a la formación de un vínculo estrecho entre ambos”, señaló Unicef.

FUENTE Alianza Mundial pro Lactancia Materna

Te puede interesar